Reservorio, sumidero, reservorio; solo reservorio (de carbono)

Mario Quevedo, en Cantabricus
Tiempo estimado de lectura: 1 pispás

No hace tanto, en mi sesgada percepción del paso del tiempo, escuchaba el sonido de fondo de un telediario. Oía algo así como “al paso del pelotón, el helicóptero de TV reveló la presencia de una plantación de mariguana en una terraza…”.

Seguro que las personas que tenían maría en el ático eran activistas contra la disrupción climática; igual que los que ahora dicen que las plantaciones de eucaliptos son sumideros de carbono. 

Y sí, las plantaciones de mariguana y las de eucaliptos pueden ser cultivos de crecimiento rápido, en los que el CO2 captado en la fotosíntesis supere al liberado en la respiración.

La imagen a continuación resume esa virguería biológica en la que las plantas, de mariguana, de abedul, o de avena silvestre, retiran carbono atmosférico (en verde) para construir tejidos a partir de hidratos de carbono (en rojo).

El crecimiento de las plantas indica entre otras cosas balance positivo de entrada de carbono en la ecuación de arriba. Es por tanto correcto pensar que son sumideros de carbono mientras crecen1.

Anteayer participábamos varias personas del ámbito académico en un coloquio organizado por la Consejería de Ciencia e Innovación de la administración asturiana. Durante el coloquio apareció otro término habitual en esto del carbono que queremos retirar de la atmósfera: reservorio. Es lo mismo que reserva o almacén, eh, pero suena más raro, cool. Al menos una intervención desde el público, puede que dos, asoció eucaliptos con sumideros, al parecer mucho mejores que los reservorios. Porque ante la prisa de la emergencia climática, será mejor retirar rápido, no solo almacenar. Esa viene a ser, entiendo, la idea que traslada el Consejero de Desarrollo Rural en la noticia de arriba.

En el coloquio, los reservorios mencionados eran los bosques maduros; prefiero no obstante usar bosques viejos por mayor precisión en el contexto europeo. Si te trasladas mentalmente a uno, verás quizás a tu alrededor grandes árboles, con troncos de un metro de diámetro o más, y superando los 20 metros de altura. En definitiva, mogollón de madera. Toda esa madera se formó a partir de la formulita de arriba, a partir del carbono – atmosférico en su día – y agua y sales minerales. Y aquel carbono que vagaba por el aire en formato CO2 se ha pasado 350 años secuestrado, reservado, en esos troncos.

Son sumidero y reservorio términos de los nuestros; buenos, meten carbono al bolso, y lo retiran por tanto de la suma que acumula un gas de efecto invernadero en la atmósfera. Son de hecho complementarios: para que un cultivo o bosque reserve debe acumular primero, debe ser primero sumidero. Algunos ámbitos retienen la confusión2,3 de “bosque viejo = mero reservorio”, pero eso queda para otra ocasión.

Volviendo a la mariguana, ¿cual es el uso que se te viene a la cabeza para dicho vegetal? Sí, el mismo que a mí. El sumidero aquel del cultivo de mariguana deja de serlo cuando la tropa se la fuma. El sumidero de carbono de la plantación de Eucalyptus – ese género de plantas nativas de Oceanía, y cultivadas para la producción de papel – deja de serlo cuando ENCE hace lo suyo; cuando recorre la ecuación de arriba de derecha a izquierda, oxidando materia orgánica y emitiendo CO2.

Permitir en un territorio plantaciones de eucaliptos para que una industria papelera haga lo que su nombre indica es una decisión política discutible, pero para eso están los responsables de tomar decisiones. Trasladar al público que plantar eucaliptos es una respuesta a la emergencia climática por ser sumideros de carbono es – en el mejor de los casos – una equivocación llamativa.

Notas, referencias
1- Más allá de los héroes en blanco y negro que cantaba Johnny Cash, las cosas son complejas, y las afirmaciones rápidas y sin números pueden ser engañosas. Por ahí se cuelan las trampas, claro. En los cálculos de retención vs. emisión entran también las partes subterráneas de las plantas, y se combinan escalas temporales varias.
2- Luyssaert S, Schulze E-D, Börner A, et al (2008) Old-growth forests as global carbon sinks. Nature 455:213–215. https://doi.org/10.1038/nature07276.
3- Stephenson NL, Das AJ, Condit R, et al (2014) Rate of tree carbon accumulation increases continuously with tree size. Nature. https://doi.org/10.1038/nature12914

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .